"¿QUIÉN SOY?" Biografía de Bodie Blake

Hola amiga/o. Si elegiste entrar en esta sección es porque querés saber algo más de mí. Intentaré contarte un resumen de mi vida, haciendo especial hincapié en lo referido a la magia y espero no aburrirte demasiado. Algunas fotos respaldarán los relatos (no muchas, ya que nunca fui de sacarme muchas fotos, excepto en estos últimos años).

Me llamo Jorge Eduardo. La historia del mago comienza a mis 8 años, cuando mis padres deciden contratar un mago para la fiesta de mi Primera Comunión. Mi papá contrató a Héctor Carrión por intermedio de alguien (ya no recuerdo de quién) ya que él tenía bastantes contactos por ser industrial discográfico. En conjunción con esto, una pareja amiga de mis padres, me regala en la misma fiesta 2 juegos de magia (el de Fantasio que fabricaba Plastirama y el Magic Wand de Carlos Colombi). A partir de ese día nació mi interés por la magia. Como no entendía bien las instrucciones escritas que venían incluídas en los kits (generalmente son poco entendibles) y sabiendo mis padres que en nuestra misma manzana vivía un profesor de magia que trabajaba en la Escuela de Fú Manchú, comencé a tomar algunas clases particulares con él en su casa. Así conocí a Mario “Thyango”. Él se encargó de enseñarme el “ABC”, pero, en esa época la enseñanza y el aprendizaje de la magia era muy diferente al de ahora… se iba muy lentamente y paso por paso, haciendo especial hincapié en la manipulación o habilidad manual. Eran cosas que requerían ensayo permanente y mis padres tenían otros planes para mí: que estudiara y terminara mi escuela primaria con calificaciones por encima de la media. Resultado: a los 4 meses tuve que abandonar mis clases, las cuales nunca retomé. Mario luego se mudó de casa y la escuela secundaria se había convertido en la prioridad. Nunca más toqué siquiera un elemento. Lo poco que tenía fue archivado en los armarios de mi casa y no volvió a ver la luz hasta que yo estaba en la universidad.

Rene Lavand y Bodie Blake
Bodie Blake y Juan Tamariz


Al terminar la secundaria decidí no ser más “el nene de pelo corto” y comencé a dejar crecer mi pelo. Había comenzado una rebelión interna hacia la vida que me habían planificado?

Comencé mi carrera de Contador Público en la Universidad Católica Argentina. Por ese entonces y hacía ya varios años, pasaba música en fiestas privadas, aprovechando los equipos y discos que tenía en mi casa por ser mi papá el dueño de una fábrica de discos. No hacía los “enganches” tan bien como los demás disc-jockeys pero, yo tenía los discos más nuevos antes que cualquiera, ya que mi papá me los traía 2 semanas antes de llevarlos a las radios para difusión. En esos años he hecho muchas cosas: fui distribuidor de jugos concentrados, de pirotecnia, cadete en una empresa de RRHH y vendedor de múltiples cosas… Crecía en mí una formación de ventas, cuando en realidad me disponía a estudiar contabilidad… También me gustaba cantar y de hecho lo hice algunas veces en las reuniones que hacían mis padres, pero ellos mismos no quisieron alentarme (tal vez porque no querían que me alejara de mis compromisos académicos). Todavía canto, pero cuando estoy solo, ja ja ja.

Mi primer año de universidad fue un verdadero desastre… incluso habiéndome recibido de perito mercantil con las mejores notas, la ley de Murphy me cayó con todo su peso en la facultad. Me han pasado cosas que si las leyera en un libro, diría que son mentiras inventadas… tal vez era la primera señal de que “eso” no era para mí.

Un día, por accidente, una profesora me ve jugando a las cartas en el aula, antes de comenzar la clase. Para no recibir un castigo disciplinario, se me ocurrió decirle que estaba “haciendo magia”, sin  saber que esto desencadenaría el hecho de tener que hacer magia cada vez que me tocara una clase con ella. Me ví obligado entonces a recurrir a algunos libros que tenía en mi casa (alguno de Aldo Musarra y alguno de Ketzelman) y preparaba algo que la sorprendiera cada semana. Digamos que… el bichito de la magia me picó nuevamente.

La “ley de Murphy” seguiría implacable conmigo durante algunos años más, hasta que, gracias al decano Gonzalez Abad que no justificó mis inasistencias al quebrarme una pierna en un accidente, se agregó la desgracia de tener que re-cursar varias materias. Por ese entonces ya había hecho algunos pequeños shows cobrando muy bien y sumado a mi decepción con la facultad (por múltiples factores) acabé abandonando la carrera.

Conferencia en CPI
Seminario en Buenos Aires


Comencé a trabajar en el ISSB (por entonces la central de la obra social bancaria) y en el horario del almuerzo frecuentaba la tienda de Pidal (Okito Magic Shop) donde conocí entre otros a Patricio Pidal, Kartis, Merpín y al gran Carlos Colombi (quien sólo 6 meses después de conocerlo me hiciera el gran honor de prologar la primera edición de mi libro “Automáticamente Vuestro”). Para terminar de redondear mi re-ingreso en la magia, en una salida con amigos de mi secundaria (Carlos y Daniel) conocí a Hernán Nogueira. En grupo salíamos a bailar juntos, pero, el nazismo que imperaba entre los porteros de los “boliches”, hacía que la mayoría de las veces nos quedásemos afuera por no vestir ropa Mango o no usar las botitas Ellesse… gracias Oscar! (el más nazi de todos) Qué gran favor que me hiciste! Las horas que habría estado adentro fingiendo ser alguien que no era, las comenzamos a aprovechar con Hernán para compartir nuestra pasión por la magia. Así nació también una gran amistad y sociedad creativa que se extiende hasta hoy (y espero siga por siempre). Por ese entonces decidimos cambiarnos los nombres: él comenzó a llamarse Henry Evans y yo Bodie Blake.
Henry estaba metido de cabeza en esto, trabajando de mago en los Pumper desde los 16 años y, paradójicamente, estaba estudiando justamente con Thyango… no es loco?

Por intermedio de Henry conocí a Carlitos Raggi y a Nino.

En 1991 me fui de viaje con mi tía por 3 meses a Europa, recorriendo España en detalle y visitando Francia, Alemania, Portugal e Italia. En ese viaje conocí a Ana Tamariz en la tienda de Plaza del Ángel (ya ni se debe acordar de mí), al Boti (un malabarista excelente, amigo de Henry) y a varios magos más que no recuerdo… En mi paso por Europa recuerdo que compré muchas cosas en Mágicus con Montse, en Curiositá y Magia con Franco Contigliozzi y en una tienda de Brescia con el mago Cláudio. Todos datos que me había dado mi ya entonces buen amigo Carlos Raggi. Fue justamente en la tienda del mago Cláudio en la que di mi primer “conferencia” improvisada… Yo había comprado 3 barajas Deland en lo de Franco (la que se hacía antes, made in Belgium) y estuve esas 2 semanas del viaje sin parar de jugar con ella. Sin quererlo, inventé y adapté un montón de efectos con ella y cuando fui a la tienda de Cláudio y la vi en el escaparate, le compré 3 más. Recuerdo que él me preguntó por qué me gustaba tanto esa baraja… Le hice la “rutina” que yo mismo me había montado y se quedó con la boca abierta. Me pasé casi 5 horas en la tienda esa tarde, explicándoles a varios magos cómo hacer la rutina (todo con la ayuda de una chica argentina que trabajaba de mesera en el bar que estaba enfrente a la tienda).

Volví energizado a Buenos Aires. Pedí licencia sin goce de sueldo en mi empleo y comencé a trabajar en el local del mago Nino. A fin de 1992 volví a ir a España pero esta vez con propósitos más claros: ampliar mis conocimientos de magia y saber un poco más de esta genial actividad. Conocí entonces a Marko, Tamariz y Ascanio en la vieja sede de la SEI de Madrid en Fuencarral 77.

Ya de vuelta en Buenos Aires, comencé a fabricar mis inventos y a venderlos. Había creado ya varias cosas, con flaps y con antideslizante, pero sólo los fabricaba para mí hasta entonces. A Carlos Raggi le encantó la idea, ya que entre sus alumnos había difundido la primera edición de mi libro y me convenció para que yo mismo abriera una tienda de magia. En 1993 comencé a vender magia en mi tienda que estaba en Galería Le Boulevard en Flores. En 1994, Marcelo Contento (argentino que vivía en USA) decide comprarme los derechos de mi baraja Automatic Miracle Deck, gracias al contacto de mi amigo Henry Evans. Ni les cuento mi cara cuando Marcelo me dijo que en un congreso de Boston, David Copperfield había comprado 3 de mis barajas…

Con Gonzalo Bracco en plena conferencia
Vista desde mi depto. en São Paulo


En 1995 viajo a México, para concursar en la categoría Invenciones del congreso de la Federación Latinoamericana de Sociedades Mágicas (FLASOMA): gané el “Primer Premio de Invenciones” con mis barajas “Automatic Miracle Deck” y “Automatic Remote Control Deck”.

Algunas malas decisiones y otras malas personas, hicieron que mi economía quebrara justo después de esto… ya casado, pasé unos años realmente feos en todo sentido y siento que toqué fondo en el 2000 cuando me separé y volví a equivocarme con mi nueva “pareja”… pero afortunadamente en el 2001, nuevamente con la ayuda de Henry, Carlitos Raggi y mis nuevos amigos Miguel Nigro, Vladimir, Papín y Juan Manuel, volví “a la vida”.

Comencé a viajar por España, Portugal, Brasil, México y muchos otros países, dando mis conferencias en varios clubes y asociaciones de muchas ciudades y trabajando en varios congresos internacionales, mostrando a todos mis creaciones y dándole sentido a aquel premio que había ganado en el ’95. En esta nueva incursión por Europa conocí a otros “monstruos” y grandes personas y amigos como Alfredo Florensa, Ramón Rioboó, Elías, Eva, Manolo Cuesta y Susana, Armando de Miguel, Félix, Jesús Bustos, Mario Cobretti, Rafael Benatar, Savil, Pedro Lacerda, Fernando Marques Vidal, Fernando Tena y Nano, Luis Lafont, Jesusito, Woody Aragón, los Magic Bufons, Tino, Amilkar, Joan Font, Micky, Valen, José Ángel, Patxi, Gaby Pareras, Tony Looser, Dani Da Ortiz, Juan Luis Rubiales, José María Llácer y a mis queridos Andreu, César Vinuesa, Antonio Romero, Encarnita, José Luis Ballesteros y Josefina de Fournier (y a muchos otros que también recuerdo siempre con mucho cariño).

En el 2003 me dejé seducir (erróneamente) por la posibilidad de competir en el FISM de La Haya. La barrera del idioma es realmente muy grande y mi inglés oral no fue todo lo bueno que debería haber sido… no obtuve premios, pero vendí mucho en mi stand, con lo cual asumo que a la gente les gustaron mis ideas (nadie compra lo que no le gusta). Fue una experiencia positiva y conocí a muchos colegas más.

En el escenario del FISM 2003
Semba, Henry Evans, Bodie Blake y Tony Montana


En el 2004, hice la segunda edición de mi libro Automáticamente Vuestro y, en esta ocasión, tuve el privilegio de ser prologado por el Gran Maestro Alfredo Florensa. Un placer que nunca podrán quitarme.

Nunca más paré. Me dedico a esto 24 hs por día, 7 días por semana. Yo sigo estudiando, invento, modifico, fabrico y vendo material para otros magos. Doy clases, conferencias, seminarios y asesoro a profesionales de todos los ramos. Hago magia de todos los estilos, para todo público, de cerca, de salón, de escena, para público y para magos, para eventos sociales y corporativos y hasta incluso magia erótica… y algunas cositas más…

Tengo hasta hoy más de 200 juegos propios y más de 1 decena de dvds en los que explico ideas mías basadas en viejos principios, con elementos normales (a nivel profesional).

A fines del 2004 conocí en Brasil a una chica y me enamoré de ella… en el 2005, gracias a la ayuda de mi nuevo y gran amigo Seiji, me mudé a Brasil (qué no hace un hombre por una mujer?). Comencé a vender magia en São Paulo y a dar conferencias y organizar eventos de magia en el Hotel São Paulo Inn. Así conocí a muchos excelentes y reconocidos magos como Carlos Hilsdorf (entonces, Carlos Eduardo), Eduardo Peres, Enio Finochi, Paschoal Ammirati, Vik & Fabrini, Clóvis Tavares, Sergio Fiore, Yago, Joe y Roberto Márbel, Paladino, Marthin, Robson Martins, Anthony, Cláudia y muchísimas otras y otros que espero no se enojen, porque nombrarlos a todos sería imposible.

Hoy (2016) ya separado (nuevamente), vivo en Brasil aún, pero, luego de que papá falleció hace 3 años, paso mucho más tiempo en Buenos Aires con mamá, a quien admiro y quiero profundamente y es, sin duda, a quien le debo el “ser”. Soy miembro de la Comisión Organizadora de la Expo Magic (el único evento mensual de magia en Brasil) junto a Seiji, Barbarossa, Drakman y Willians y cada mes voy a mi departamento en São Paulo para atender pedidos y alumnos y para organizar algún evento. Disfruto asimismo de reuniones y almuerzos con mis amigos Boris, Seiji, Sérgio, Rodolfino y Beto y cuando puedo me integro a eventos organizados por Tato y Roberto o por algunos otros. Aprendí a hablar y a escribir en portugués bastante decentemente y el hecho de poder comunicarme con libertad, me hace feliz. Gané muchos amigos en este país hermano y también en Argentina, estrechando lazos de amistad y compartiendo bastante tiempo con Semba, Oscarcito (Tony Montana), Carlos Barragán, Daniel Mormina, Nahuel, Leandro, Julieta y Ángela Raggi, Leo, Guillermo Tallon, Salvador Sufrate, Bronzini, Martín Pacheco, Dany y algunos más. Igualmente, me desempeño en mi trabajo tanto en Brasil como en Argentina y, por supuesto, donde sean requeridos mis servicios.


Creo firmemente en que la vida te va llevando. Mientras estoy escribiendo esto, me doy cuenta de las diferentes decisiones que tuve que tomar, una y otra vez, para que las cosas estén como están hoy. Creo que si pudiera, tal vez elegiría no vivir algunas de las cosas que he vivido, ya que fueron bastante dolorosas (algunas de las cuales, ni siquiera mencioné en este relato), pero, luego pienso que mi lugar actual depende de todo lo bueno y lo malo que sucedió, de todo lo que aprendí con cada situación.

Tengo la certeza de que, esté donde esté, la magia siempre me acompañará. Seguiré haciendo magia toda mi vida porque es lo que realmente me gusta y aprendí que, poder vivir haciendo lo que te gusta, es un estado muy cercano a lo que llamamos “felicidad”. Trabajar de lo que te gusta, poder vivir bien con ello, hacerlo con cariño y sentir el cariño de los que te rodean, hace que cada día puedas descansar bien, con la consciencia tranquila y así madurar y evolucionar. Tengo más amigos y gente que me quiere, que hace 30 años… algo debo haber hecho bien. Espero seguir haciendo cosas buenas en todo el mundo y en mi nuevo espacio en Buenos Aires y que muy pronto vos también seas mi amiga/o.

Un gran abrazo,

Bodie Blake